Biocombustibles: Más que sólo etanol

MaizMientras los Estados Unidos miran a fuentes de combustible alternativas, el etanol se convirtió en uno de los principales candidatos. Los granjeros comenzaron a plantar maíz con la esperanza de que su uso potencial como biocombustible será una nueva fuente de ingresos. Lo que muchos no pueden ver, es el potencial de otros granos, además del maíz, para proporcionar una fuente alternativa de energía para los combustibles fósiles. Los científicos estudiaron las emisiones de gases de efecto invernadero y la bioenergía del maíz, el álamo híbrido y otras cosechas para determinar la eficiencia de varios biocultivos en términos del consumo de energía y la energía proporcionada.

“Los biocombustibles tienen un gran potencial para reducir nuestra dependencia de la gasolina y gasoil,” dice Parton. “Hemos llevado adelante un análisis único de las emisiones netas de gases de efecto invernadero de los sistemas más grandes de cultivo al combinar modelos de computadora de ecosistemas con estimaciones de la cantidad de combustibles fósiles usados para producir biocombustibles.”

Un estudio muestra que comparado con la gasolina o el diesel, el etanol y el biodiesel de las rotaciones de maiz y soja reducen las emisiones de gases de efecto invernadero en casi un 40 por ciento. Para el caso del álamo híbrido, la reducción fue de casi el 115 por ciento. La ventaja de este último es que se utiliza también para la producción de electricidad a través de la gasificación de la biomasa.

Este estudio muestra que los granjeros tendrán una variedad de opciones para la cosecha de biocombustible en el futuro y que las rotaciones de esas plantaciones tendrán impactos ambientales diferentes.

Fuente: ESA.

A %d blogueros les gusta esto: