“Nubes Oscuras” contribuyen al derretimiento de los glaciares del Himalaya

Nubes Marrones
Nubes oscuras llenas de hollín sobre el subcontinente Indio calientan la atmósfera inferior tanto como los gases de efecto invernadero, según un nuevo estudio.

Estas nubes contienen aerosoles –pequeñas partículas suspendidas en el aire que se sabe generan un efecto de enfriamiento que podría mitigar el calentamiento global. Pero los últimos estudios sugieren que los aerosoles podrían ser responsables de un calentamiento regional. Específicamente, las nubes de aerosoles sobre India aumentan el calentamiento atmosférico en un 50 por ciento.

“Encontramos que estas nubes marrones pueden cubrir enteramente el Norte del Océano Índico, una zona del mismo tamaño que los Estados Unidos continentales,” dijo el autor principal Veerabhadran Ramanathan, un científico climático en el Instituto Scripps de Oceanografía en la Universidad de California, San Diego.

La neblina de las nubes marrones sobre la región pueden tener hasta tres kilómetros de ancho, dijo Ramanathan. Y la neblina toca las partes inferiores de los glaciares en el rango de montañas del Himalaya, dijo uno de los co-autores del estudio David Winker, investigador principal del satélite CALIPSO de la NASA. Esto sugiere que las nubes marrones pueden estar contribuyendo al derretimiento de los glaciares en el Himalaya.

¿Cómo nubes marrones?

Las nubes marrones contienen aerosoles oscuros como hollín que se emanan a la atmósfera al quemar materia orgánica. Etas partículas absorben energía solar y entonces lo liberan hacia el aire circundante como calor. Fuerzas naturales como incendios forestales pueden crear Hollín, pero también acciones humanas como quemar combustibles fósiles.

Ramanathan atribuye la formación de las nubes a una combinación de la meteorología tropical del área, el uso de tecnología obsoleta y la rápida industrialización. Estas partículas oscuras, especialmente cerca de regiones urbanas e industriales pueden agregar significativamente al calentamiento de la atmósfera, advierte Scripps’ Craig Corrigan, un co-autor del estudio.

“Cuando introducimos un poco de nuestra propia polución –especialmente cuando es hollín negro oscuro- hay efectos más dramáticos en el calentamiento,” dijo Corrigan. En contraste, aerosoles de colores más claros no absorben energía solar del mismo modo que las partículas oscuras. Estas partículas que no absorben actúan como un parasol sobre la Tierra, reflejando la energía hacia el espacio.

“Si vas a un estacionamiento, la vereda blanca está más fría que el asfalto oscuro,” explicó Corrigan. Pero al contrario de los gases de efecto invernadero, los aerosoles claros y oscuros no se distribuyen uniformemente alrededor del globo, dijo Peter Pilewskie, un científico de la atmósfera de la Universidad de Colorado, quien no estuvo involucrado en el estudio. Promediando los efectos de los aerosoles en todo el mundo ocultan procesos regionales que “necesitamos realmente entender cuando ponemos todas las piezas del planeta juntas,” dijo Pilewskie.

“Cortacésped con alas”
Para entender mejor a las nubes marrones, los investigadores enviaron tres vehículos aéreos hacia la neblina. Cada uno de ellos era “del tamaño de un pequeño cortacésped con alas,” dijo Corrigan. Los tres vehículos simultáneamente volaron sobre, dentro y por debajo de segmentos de las nubes marrones que se encontraban sobre las Maldivas, un país del Océano Índico. Durante 18 misiones en Marzo de 2006 los vehículos realizaron mapas de las nubes y midieron la energía solar que absorbían.

“Coincidentemente la NASA lanzó el satélite CALIPSO, que nos dio una medición precisa del espesor de las nubes,” dijo Ramanathan. En 2008 la NASA planea lanzar un satélite llamado Glory que llevará un nuevo sensor para determinar cuánta energía absorben los aerosoles del sol. “Nuestro entendimiento sobre cómo la polución y estas nubes marrones influencian el cambio climático está evolucionando,” dijo Ramanathan.

Fuente: National Geographic

A %d blogueros les gusta esto: