De la misma forma que con los animales modernos, sobrevivir la infancia fue lo más difícil.

Por primera vez, científicos establecieron la estructura de la edad de la población de un dinosaurio no-aéreo. Usando esta información, infirieron cuáles factores llevaron a la supervivencia o muerte de miembros del grupo.

¿Mostraron estos animales patrones de supervivencia similares a los de dinosaurios vivientes, las aves, como lo hicieron sus primos los cocodrilos? O, ¿reflejaron la de los dinosaurios más lejanamente relacionados, que vivieron en un ambiente similar? Un montón de huesos del Tiranosaurio norteamericano “Albertosaurus sarcophagus” puede contener la respuesta.

Estos animales “mostraron una gran supervivencia una vez pasada la primera etapa de sus vidas, dijo Gregory Ericsson de la Universidad Estatal de Florida, coautor de una publicación reportando los resultados en el número de esta semana de la revista Science.

“Factores como la prelación y el tiempo de entrada en la población alimenticia pueden haber influenciado la supervivencia, “ dicen los investigadores. Tales patrones son comunes hoy en día en las poblaciones de aves y mamíferos longevos.

¿Por qué aumentó la supervivencia como menores? “En las poblaciones vivientes eso ocurre porque los animales alcanzan tamaños límites, y las presiones de los predadores disminuyen, “dijo Erickson. “Para la segunda etapa, la mayor parte de los tiranosaurios eran tan grandes o más grandes que casi todos los otros predadores de su ambiente.”

“Dado que la mayor parte de las especies de dinosaurios no-aéreos es conocida por sólo un o un par de especimenes, se entiende muy poco sobre la biología de la población de de estos animales,” dijo Richard Lane, director del programa en la división de Ciencias de la Tierra de la Fundación Nacional de Ciencia (NSF,) que financió la investigación. “Tenemos ahora una novedad en el develamiento de los ciclos de vida de estos dinosaurios.”

El cementerio de dinosaurios fue primero encontrado y parcialmente excavado en 1910 por un famoso cazador de dinosaurios Barnum Brown del Museo Americano de Historia Natural, quien lo descubrió a orillas del río Red Deer en Alberta, Canadá. El sitio fue recientemente reabierto por científicos del Museo Real Tyrrel de paleontología en Alberta, Canadá, con una expedición conducida por el coautor Philip Currie de la Universidad de Alberta, Edmonton.

Erickson, Currie, Brian Inuye de la Universidad de Alberta y Alice Winn de la Universidad del Estado de Florida, establecieron cuántos dinosaurios murieron en el sitio. Concluyeron que al menos 22 individuos de entre 2 y 28 años de edad fueron enterrados allí, y encontraron mayor cantidad de especimenes adultos que jóvenes.

Ellos entonces estudiaron y calcularon la edad de otros Tiranosaurios norteamericanos. “Estos especimenes fueron encontrados individualmente a lo largo de varias formaciones de los Estados Unidos y Canadá,” dijo Erickson. “Encontramos la misma situación -muy pocos animales jóvenes- de nuevo.

Fuente: Eurekalert

A %d blogueros les gusta esto: