Seta - Alessandro BariccoTítulo original: Seta

Seta Seda es un libro bastante corto, escrito por el italiano Alessandro Baricco publicado en 1996 y llevado al cine en 2007 por el director francés François Girard. Su lectura es bastante rápida, ya que con menos de 100 páginas permite leerlo de una sola sentada. Se narra la vida de un comerciante francés que a partir de 1861 debe realizar frecuentes viajes a Japón para comprar gusanos de seda que no estuvieran infectados como los que se conseguían en Francia.

Los viajes del comerciante, llamado Hervé Joncour, duraban varios meses, ya que se hacían a caballo y tren entre ambos extremos del mundo. El Japón de fines de siglo XIX era un país aislado tanto comercial como culturalmente del resto del mundo;, por lo que Hervé Joncour encuentra es completamente desconocido, no sólo por él, sino también por el resto de sus compatriotas.

En los varios viajes que realiza conoce a una muchacha, de rasgos occidentales, por la cual se apasiona, si bien en casa estaba dejando a su esposa. La historia tiene entonces dos polos, uno en Francia y otro en Japón, unidos por un camino tortuoso de algunos días, que siempre es igual y en el que Baricco nunca se detiene demasiado.

Finalmente estalla una guerra civil en Japón y la última visita que Hervé Joncour realiza es más bien desoladora. De ahí en adelante se dedicará a cuidar de su jardín y a vivir apaciblemente el resto de su vida. Es una característica del personaje en la que Baricco insiste algunas veces: se limitaba a contemplar su propia vida y no a vivirla.

Me parece genial el uso de la seda como conductor de la historia. Primero porque es producto de algo súper terrenal como los gusanos, sucios, que viven bajo la superficie. Y segundo porque habla de la seda como algo tan liviano que sería como sujetar el aire, como si pudiera generar un velo entre nosotros y todas las cosas.

El libro además, posee un gran juego entre silencios y sonidos. Entre páginas en blanco y páginas en donde se realiza un viaje de miles de kilómetros, por ejemplo. Entre Hèlene (la mujer) con su voz increíblemente bella y los ojos occidentales de la japonesa. Entre Baldabiou, su amigo, quien le encarga por primera vez el viaje a Japón y Hara Kei, el comerciante nipón que le entrega los gusanos. Es en este juego entre ambos polos que el lector se sitúa en un medio que no existe, por lo que tiende a inclinarse más por uno que por otro. Sin embargo en el final, se tira abajo todo lo que uno podría haber construido, y debe replantearse realmente la situación.

Es un librito del que recomiendo la lectura; ameno, rápido y con una historia más bien interesante.

Lectura sugerida: Novecento

A %d blogueros les gusta esto: