Una pareja tenía un problema con las cuentas del agua, siempre llegaban demasiado altas y no podían descubrir por qué. Un día él estuvo enfermo y se quedó en casa; al escuchar el ruido de agua corriendo bajó del cuarto para investigar lo que estaba sucediendo, y como sabía que no le iban a creer, decidió grabarlo para la posteridad, al mejor estilo Meet the Fockers:

A %d blogueros les gusta esto: