Aparentemente ese es el número de ejemplares que no se encuentran en una de las bibliotecas más grandes del mundo. Según la definición oficial, a un libro se le declara perdido cuando se lo busca en el estante donde debería estar pero no se lo encuentra; yo creo que debería calificarse como “sorprendente” que sean sólo 9.000 en los más de 650 kilómetros de estanterías que posee.

Según informan, la mayor parte de los ejemplares perdidos son fruto de la mudanza de la biblioteca en 1998, que pasó a estar en un edificio considerablemente más moderno y organizado. Dentro de los volúmenes perdidos se encuentran De la Usuria Legal e Ilegal de los Cristianos, del teólogo alemán del siglo XVI Wolfgang Musculus, una Carta de Astrología publicada en 1555 de la que es autor el famoso filósofo judío cordobés Maimónides (1135-1204), primeras ediciones de El Retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde y una edición de lujo del Mein Kampf de Hitler.

Los fanáticos de los libros no deben preocuparse por los verdaderos tesoros de la biblioteca como la Magna Carta ya que se encuentran en una galería especial con seguridad reforzada y condiciones óptimas para la preservación.

Fuente: Google News
Vía: El Libro de Arena

A %d blogueros les gusta esto: