Cristina KY si, hace tiempo que no escribo, así que se viene un artículo más o menos largo. No se preocupen que no tiene nada que ver con fútbol (tema que creo no haber tratado nunca en este blog, y que sería poco probable) sino con la situación que se está viviendo en Argentina, pero vista desde Brasil.

Ya es la segunda vez que sigo desde afuera una “crisis” política relacionada con el campo y me parece realmente increíble. Es como que el gobierno no aprende, ni aunque le pegues con un palo en la cabeza; por más que uno acepte que las retenciones están bien, que los del campo son golpistas, sediciosos, etc., etc., no aprendieron a evitar cortes de rutas, desabastecimiento, cacerolazos. Me da la sensación de que la política que se sigue haciendo es a muy corto plazo e infantil.

No tengo datos, pero el gasto público debe haber estado aumentando sobremanera, por lo que fue necesario pensar en ampliar las quitas a los exportadores, ya que las divisas que entraban a las arcas del gobierno no crecían acompañando el gasto. El tema es en qué se irá tanta plata. La UBA se cae a pedazos (basta ver la situación de la sede Merlo, o los constantes pedidos de los estudiantes.) Hablando con un sociólogo me enteré que hacen falta torneros, que hay empresas a trabajando a un 80% por falta de mano de obra capacitada, y sin embargo nadie habla de las escuelas técnicas.

Hacen falta formados en computación, ya que el crecimiento en esa área superó ampliamente a la capacidad de generar especialistas del país, y sin embargo no veo ofertas de becas, o inauguración de centros de formación. Hablan de caminos para el campo, asfalto, pero quién va a transitarlos cuando se acabe el petróleo de la Argentina en los próximos, mmm, 7 años? Sin embargo nadie apuesta a energías renovables en el país, ni siquiera el propio gobierno.

Me hartó el infantilismo político en el que vive la Argentina, hasta casi podría calificarlo de peor que las intrigas de Vedettes. Es increíble que sólo les interese robar tan descaradamente (porque espero que por lo menos el tiempo lo estén invirtiendo en eso y no que sean tan incapaces de no poder hacer absolutamente nada.) Ni siquiera ofrecen planes que, aunque precisen de sacrificio, estemos dispuestos a aceptar, como en la Alemania del “trabajemos menos, pero trabajemos todos.”

Si presentaran un plan súper concreto de en qué invertir tantos millones de pesos, quizás la gente hasta respaldaría al gobierno. No se trata de trenes bala, o rutas, sino de beneficios para la gente: escuelas, hospitales, universidades, becas. Si en vez de seguir gastando en planes trabajar se invirtiera en planes “educar”. Si se mostrara cuánto nos cuesta desde los tampones hasta los desayunos en hoteles de 9 estrellas de nuestra presidenta… Pero parece que el gobierno está dispuesto a llevar a cabo una lucha frontal contra la oposición.

Tengo una teoría mucho más macabra, pero en el fondo optimista, y es que todo es una movida de Kristina para mostrar que ella pudo resolver una crisis casi-2001. Que es todo una jugarreta sucia para transformarla en la líder que llevó al acuerdo a diferentes partes de la sociedad. Si bien es un plan maquiavélico, por lo menos demostraría la presencia de un poco de materia gris atrás de toneladas de químicos.

Luiz Inacio Lula da Silva

Lo que puedo ver de Brasil es que es un país con millones de problemas. Hay corrupción, como en casi cualquier lado, roban en los aeropuertos, las ciudades son inseguras, el sistema educativo es súper deficitario (tanto el secundario como el universitario) y sin embargo veo que la gente es optimista con su país. El crecimiento fue constante, se pudo combatir a la inflación, y se presentaron planes a largo plazo tanto en transportes como en energía o economía. Todavía poseen algunas empresas públicas como Petrobras, que son monstruosamente grandes y no dejan de crecer, al mismo tiempo que se instauró un sistema de concursos para evitar ñoquis e ineptos.

La gente es consciente del potencial que actualmente posee el país, y le apuesta a favor; no por nada son “o maior do mundo”, hasta en exportación de carnes. En fin, hay quienes opinan que cada uno tiene el país que se merece, y afortunadamente vivimos con la ilusión de que eso pueda ser cambiado. No se con qué me encontraré al volver, sólo espero que las escaleras mecánicas del subte anden. Hoy hay un discurso1 de Cris… Espero que no meta tanto la pata como para no llegar a fin de mes.

1: Me refiero al acto en Plaza de Mayo

A %d blogueros les gusta esto: