El título se lo copio a la revista The Economist que apodó de esa manera el nuevo proyecto chileno de atraer startups ideadas por extranjeros al país. La iniciativa es bastante clara, una de las principales dificultades que tiene un emprendedor al momento de querer radicarse en Estados Unidos es la posibilidad de obtener la visa correspondiente. En principio habría creído que se trata de un número insignificante de personas pero parece que son suficientes como para resultar llamativos para cualquier país.

En Chile otorgan visas de un año para emprendedores y además reciben unos U$40.000 para empezar con su proyecto. Según reporta el periódico, hasta ahora hay unas 1000 startups que recibieron estos fondos. La verdad que parece ideal instalarse en Chile ya que uno recibe fondos de los contribuyentes pero a cambio no tiene que entregar ni un peso. El único requisito real que existe es permanecer en el país por lo menos 6 meses. Además parece que los emprendedores recibirán espacio de oficinas gratis y burocracia rápida, que les permitirá comenzar a hacer negocios casi ni bien desembarquen.

La estrategia de Chile es atraer a un número significativo de extranjeros con ideas innovadoras (sin descuidar a los propios locales) para crear el Silicon Valley de América Latina. Creo que una vez que se tenga la masa crítica suficiente será fácil empezar a encontrar más gente dispuesta a invertir en los negocios creados en la región. La apuesta de Chile no deja de ser interesante ya que se trata de posicionarse en el sector antes que el resto de sus vecinos y creo que lo está haciendo muy bien. Aparentemente Brasil lanzará una política similar antes de fin de año, veremos si la diferencia de tamaño y recursos juega a favor de este último o no.

Uno de los problemas que tiene la iniciativa es que en Chile faltan inversores y el dinamismo que posee Estados Unidos. Aparentemente muchos emprendedores que deciden radicarse en Chilecon Valley en realidad sólo están esperando tener un negocio más o menos funcionando para luego emigrar hacia Silicon Valley, las grandes ligas. En Forbes elogian bastante la iniciativa y hasta llegan a mencionar la buena atmósfera que hay en Chile para poder trabajar.

Sin embargo no todo es color de rosas en el país andino; tal como informa The Economist en otra nota Chile está dominado por una burocracia bastante conservadora y por algunos imperios comerciales. Esto genera problemas cuando una startup desea aprovechar un nicho que grandes compañías dejaron vacante, como es el caso de Cumplo (una versión latina de Prosper) que no deja de enfrentar problemas judiciales. Se trata de una web que permite prestar dinero de persona a persona, diversificando el riesgo, obteniendo tasas de interés mucho más competitivas que las que ofrecen los bancos. Irónicamente el fundador de Cumplo es uno de los creadores de Startup Chile.

Otro de los problemas que se enfrentan en Chile es una legislación muy estricta con respecto a las quiebras. Aparentemente luego de haber estado vinculado en un proyecto fallido es muy difícil comenzar de nuevo. Esto atenta contra la idea de startup en sí misma, ya que no se puede pretender que todas sean exitosas y además me parece que negarle una segunda oportunidad a los emprendedores sólo cierra las puertas que las políticas migratorias intentaban abrir.

En resumen lo que propone Chile es que juntando a muchas personas emprendedoras y con buenas ideas eventualmente algo grande saldrá de ahí. La esperanza es que esta nueva dinámica arrastre al resto del país con determinadas mejoras. Por ejemplo es una forma de generar empleos en un sector específico, en principio podría atraer inversiones extranjeras y se trata de una industria con un bajísimo impacto ambiental. Usar a los rechazados por USA automáticamente los posiciona al inicio de la lista de posibilidades.

Algunos de los proyectos egresados de Startup Chile son:

Wehostels (Argentina)
Se plantea la posibilidad de reservar hostels en diferentes ciudades del mundo pero con alguna capa de red social. Se podrá entrar en contacto con otros viajeros que estén en la misma ciudad, el mismo hostel, etc.

Junar (Argentina)
Se trata de una plataforma web de Open Data. Es gratis y se trata de una manera de ofrecerle a las empresas un camino rápido para satisfacer los requisitos legislativos y a los usuarios la posibilidad de navegar a través de miles de datos. Esta empresa logró una primera ronda de financiamiento de 1.2 millones de dólares, luego de la inversión inicial de 40.000 que les dio el gobierno chileno.

Babelverse (Francia)
Es la primera plataforma de traducción de voz en tiempo real. Básicamente se pone en contacto a intérpretes de diferentes lugares del mundo y de diferentes idiomas con usuarios que necesitan de traducciones instantáneas. Se lanzó en Mayo de 2012 y parece una buena iniciativa; la duda que me genera es que parece un nicho demasiado específico como para tener una rentabilidad alta; habrá que esperar y ver.

Cruisewise (Israel)
Es un sitio para buscar cruceros en cualquier parte del mundo. Es muy parecido a los buscadores de vuelos o de hoteles. Me pregunto si crearon este sitio para hacerlo realmente rentable o sólo con la esperanza de ser comprados por una compañía mayor.

A %d blogueros les gusta esto: