Me pareció increíble que ya pasaran dos años desde las últimas elecciones y me puse a leer lo que escribí para ese momento. Sinceramente no busqué esta vuelta si mejoraron las estadísticas respecto del tiempo que tiene cada persona para votar; aparentemente habían dicho que sí (pero si algún lector se toma el trabajo, puede informarlo.) Antes que divague con cualquiera, el link más útil del mundo: http://www.padron.gov.ar/ en el que con número de documento les informa exactamente en qué escuela y mesa deben votar (y de paso pueden chequear que parientes o conocidos difuntos no sigan estando.)

La verdad es que cada vez me desilusionan más los sufragios. Las campañas pasan por salir en programas cómicos, tirarle mierda a los contrincantes, asustar… Las noticias quieren declarar emergencia sanitaria el lunes, justo después de las elecciones, al igual que quieren subir los precios, vociferar que el fin del mundo está cerca. Por otro lado, si no apoyamos “el modelo” efectivamente todo se va al carajo. ¡Eso es! Finalmente entiendo lo que es una profecía autocumplida.

Se tiene pánico por la gripe “porcina“, aunque ya nos olvidamos del dengue y lo mejor de todo es que según las estadísticas, los políticos responsables de esta situación (léase PRO en Capital, Frente Para la Victoria en Provincia o Nación) son los que más votos van a obtener. Por el otro lado, la “oposición” completamente desarticulada no parece en grado de efectivamente gobernar. Siempre creí que 2001 era el momento para el surgimiento de nuevas corrientes, nuevas personas, nuevos modos de pensar, pero al final, ¿qué pasó? A Alfonsín lo sucedió el hijo (sorprendentemente parecido físicamente) pero en alguna especie de alianza con Carrió (sic), algunos jóvenes que sueñan con imitar las políticas de sus padres… El resto son los mismos viejos de siempre con las mismas políticas de siempre.

Desengañado un poco por esto que se llama política (quizás mi visión era demasiado romántica, como espero que sea la de cualquier joven que se dirige al cuarto oscuro por primera vez) aprendí que pase lo que pase hay que sobrevivir (o emigrar.) Siempre se puede estar peor y hacia allí nos dirigimos, sin importar realmente el resultado de mañana, así que a no desesperar.

¡Pero gente! Las elecciones de mañana son legislativas… ¿De qué estamos hablando realmente?

“La democracia asegura que no seamos gobernados mejor de lo que nos merecemos.” (George Bernard Shaw)

A %d blogueros les gusta esto: