Foto de Kevin Carter en Sudáfrica

Foto de Kevin Carter en Sudáfrica

Seguramente todos tienen vista la foto de un buitre asechando a una niña que lucha por sobrevivir (y si no, la coloco al final de esta entrada.) El fotógrafo se llamaba Kevin Carter, era sudafricano nacido en 1960, y dado que ayer presente el corto sobre fotoperiodismo, hoy quería traerles un poco la historia de la foto y del hombre detrás de la cámara.

Junto con otros 3 fotógrafos participó de lo que se conocía como el Bang-Bang Club en Sudáfrica, que fue particularmente activo entre 1990 y 1994 (pleno período de Apartheid, Nelson Mandela fue liberado de prisión ese año.) Los otros tres integrantes eran Greg Marinovich, Ken Oosterbroek, and Joao Silva. Se dedicaban a hacer fotoperiodismo, especialmente de las luchas armadas entre diferentes facciones, y por eso el nombre “Bang Bang.” Oosterbroek murió en 1994, debido al fuego cruzado en un combate cerca de la ciudad de Tokoza.

En 1993 Carter y Silva viajaron a Sudán junto con una misión de la Naciones Unidas que se encargaría de distribuir alimentos a una población en el sur del país y fue en ese momento cuando tomó la fotografía que le valió el Premio Pulitzer en 1994. Hay dos versiones sobre la fotografía: la primera dice que la niña estaba luchando por llegar al centro donde distribuían alimentos y que el buitre se posó justo detrás. Carter esperó unos 20 minutos para ver si abría las alas, pero finalmente decidió tomar la fotografía y ahuyentar al animal. La segunda (de Silva) dice que la misión que los llevó iba a permanecer solamente 30 minutos, por lo que no disponían de tanto tiempo para tomar fotografías; ambos salieron a recorrer el lugar, Silva buscando a guerrilleros, mientras que Carter se impresionó con la imagen de personas famélicas (era la primera vez en su vida que se enfrentaba a ello) y comenzó a hacer retratos de las personas. Finalmente se encontró a esta niña en el suelo, con el buitre detrás, y según cuenta Silva, la madre no se encontraba lejos; simplemente la había dejado un momento para ir a buscar comida. Carter tomó un par de fotografías y el buitre voló.

La foto fue vendida al New York Times, quienes la publicaron el 26 de Marzo de 1993. En 1994 Carter ganó el premio Pulitzer y en su discurso de aceptación dijo:

“Es la foto más importante de mi carrera pero no estoy orgulloso de ella, no quiero ni verla, la odio. Todavía estoy arrepentido de no haber ayudado a la niña”.

Ese mismo año, el 27 de julio fue en su auto al río donde jugaba de pequeño; colocó una manguera desde el caño de escape hasta la ventanilla y dejó el motor en marcha. En su nota de suicidio decía:
“Estoy deprimido… sin teléfono… dinero para el alquiler… dinero para manutención de mi hijo… dinero para las deudas… dinero!!!… me persiguen las vívidas memorias de matanzas y cuerpos e ira y sufrimiento… de niños hambrientos o heridos, de locos gatillo-fácil, frecuentemente policías, de verdugos asesinos… Me he ido a unirme a Ken si es que tengo tanta suerte.”

Ken, se refiere a Oosterbroek, quien había muerto pocos días antes. Creo que sus palabras resumen todo y no hace falta explicar más nada.

Niña sudanesa

Niña sudanesa

Alguna información en Wikipedia

A %d blogueros les gusta esto: