Elon Musk hizo un muy buen trabajo vendiendo la idea de que los autos eléctricos son la panacea. Sin embargo en la época de las realidades alternativas, siempre vale la pena verificar algunos de los datos que se dan por sentado. Es cierto que un auto eléctrico no emite gases mientras circula, pero tanto la generación de la electricidad que se necesita par hacerlo mover como la fabricación de las baterías tienen que ser tenidas en cuenta.

Hay dos números que se pueden calcular para cualquier producto: las emisiones que se generan durante el uso y las emisiones que se generan desde el momento de la fabricación. Durante el uso, hay un número mágico que encontré citado en varias fuentes, que dice que un auto diésel emite a razón de 120g CO2/km[1]. Para el auto eléctrico el consumo es a razón de 0.2kWh/km, mientras que en Europa la emisión para generar electricidad es a razón de 300gCO2/kWh, es decir que se tiene un valor de 60gCO2/km. Este cálculo rápido y burdo muestra que un auto eléctrico, con las tecnologías actuales existentes en Europa, genera la mitad de CO2 que un auto diésel.

Sin embargo la historia no se acaba ahí. Aparentemente la fabricación de las baterías tiene un impacto muy significativo en la cantidad de gases emitidos. Tomando como ejemplo los autos Tesla, que usan baterías NCA, las emisiones generadas para fabricarlas están en torno de 116kgCO2/kWh. Con una batería de 100kWh y asumiendo una vida útil de 200000 kilómetros, tenemos que agregarle 58gCO2/km al cálculo. Es decir, casi lo mismo que tenemos con un diésel.

Los números que acabo de presentar son meras aproximaciones a primer orden y están basados en fuentes que no verifiqué personalmente, pero que parecen fiables. Hay muchos detalles que sin dudas faltan, como las emisiones derivadas de la extracción y refinamiento del combustible, pero el mensaje que quería transmitir es la importancia de entender lo que está detrás de lo que nos quieren vender. Todo lo que fabriquemos tiene un impacto negativo en el ambiente; lo importante es tener las herramientas para poder discernir. Es un mercado que está plagado de intereses y no es fácil encontrar organismos que no sean parciales al momento de presentar resultados.

[1] Hay que prestar atención a un detalle no menor, que es que se trata de gramos de dióxido de carbono equivalentes.

Algunas lecturas complementarias:
1. Transport and Environment: Este Informe
2. Ecometrica: Explicación de algunas siglas
3. Battery University: Para entender más acrónimos de baterías
4. Wikipedia Sobre el Tesla S
5. IVL (Swedish Environmental Research Institute): Este informe

A %d blogueros les gusta esto: