*perdon, pero estoy en un teclado sin acentos, ni caracteres hispanos

Muchas veces nos sorprendemos por lo que la teconologia puede lograr: desde fotografias de decenas de millones de pixeles hasta controles inteligentes de semaforos, tomografias computadas, etc. El problema es que a veces se crean soluciones “tecnologicas” a problemas que no lo necesitaban (o por lo menos no lo necesitaban en un futuro inmediato.) Y es asi que seguimos esperando que pongan las benditas maquinitas en los colectivos de Buenos Aires.

Veamos por ejemplo el tema de los pixeles de las camaras; ni las impresoras ni los monitores poseen una resolucion suficiente como para aprovechar una foto de 10 Megapixeles. Con una foto de 5Mpix ya se cubren las necesidades normales de cualquier fotografo aficionado (es decir, aquellos que sacan fotos en una reunion familiar, en un viaje, etc.) pero sin embargo seguimos prefiriendo camaras con mayores y mayores resoluciones, para acabar gastando dinero en DVD’s innecesarios o en las costosas grabadoras de Blu-Rays.

Hoy me sorprendio ver en un colectivo de la linea 41 un cartel digital y animado! que informaba el ramal: “Por Viaducto”. Las personas que usamos anteojos por culpa de la miopia sabemos que la mayor parte de las veces se dificulta leer a la distancia este tipo de senales. Las viejas placas de papel, que se enroscan para mostrar uno u otro mensaje cumplen exactamente con el mismo trabajo, seguramente por menos dinero y eran mas duraderas.

Y llegando a un tema que nos toca a todos los portenos: Las maquinitas de boletos para los colectivos. Hace ya unos 5 anyos visite Montevideo, donde no hay maquinas expendedoras automaticas. La solucion que habian encontrado era vender los boletos debajo del colectivo, en unos tubitos plasticos; al subir al bus, arrancabamos el boleto y se lo entregabamos al chofer. De esta forma se podian comprar 10, 20, etc. pasajes, con billetes y por anticipado en locales especificos. Ahora, en Buenos Aires, si uno quiere ir a la terminal del 160 en Ciudad Universitaria (por ejemplo, es el caso que padezco dia a dia, pero la mayoria de las lineas son iguales) y comprar mas de un boleto se niegan; dicen que no nos lo van a aceptar cuando lo queramos usar. Esto nos obliga a hacer la cola para comprar el boleto cada vez que viajemos desde la terminal, a gastar nuestras monedas (tan valiosas en esta ciudad) cada vez que pisemos el colectivo; basicamente a perder tiempo.

Ahora, una solucion como la de Montevideo es perfectamente viable y economica (tampoco estoy pidiendo poder usar los boletos en CUALQUIER colectivo, sino comprarle boletos anticipadamente a las lineas que nos tomamos cada dia). Sin embargo seguimos esperando a las famosas maquinitas para poder usar una tarjeta magnetica, con clearing del banco central, y todo el resto de implicaciones.

La falta de voluntad de hacer algo creo que es una expresion que caracteriza a gran parte de los argentinos. Los duenyos de las lineas de colectivos se olvidan que sus empresas estan brindando, antes que nada, un servicio; que no hace falta que el gobierno los obligue para tener una solucion creativa a los problemas que nos genera dia a dia viajar en medios de transporte PUBLICOS. Pero prefieren ganar 7$ por cada 100$ que reciben en monedas…

A %d blogueros les gusta esto: