Uvas

La precisión necesaria para que funcione una impresora de inyección de tinta es equivalente a tirar una uva desde lo alto de un edificio de 30 pisos y que entre en un cubo colocado en la acera. Y repetirlo 36.000 veces cada segundo. Cada gota viaja a 50 km/h y para imprimir una fotografía de tamaño corriente (10 x 15 cm) hacen falta unas 35 millones de gotas.

Si la cabeza del disco fuera un Boeing 747 y los platos fueran la Terra,

  • Volaría a una velocidad 800 veces la del sonido,
  • a menos de un centímetro del suelo,
  • contaría cada brizna de hierba,
  • cometería menos de 10 errores irrecuperables para una superficie del tamaño equivalente a Irlanda.

Ambos vía Microsiervos (1) y (2)
Más Información: Tech Radar (para la tinta de impresora) y Tom’s Hardware (para el cabezal de disco rígido)

A %d blogueros les gusta esto: