Director: Baillie Walsh
Actor principal: Daniel Craig

La historia es simple: se trata de la vida de un actor hollywoodense en decadencia (él será el “fool” del título.) Como anticipa también el título, habrá un flashback la mitad de la película en donde se narrará la adolescencia del personaje y qué lo llevó a convertirse en actor.

La única película de Daniel Craig que había visto hasta el momento era Casino Royale (James Bond) por lo que me sorprendió verlo tan pronto en un papel que dista de ser similar: nada de súper héroes o acciones sobrehumanas, se trata de un actor adicto a la cocaína que lleva una vida bastante deplorable, aparentemente sin amigos, sin pareja, la única persona fiel es su asistente.

Por el otro lado se encuentra su familia, en Inglaterra. Hacia allí se trasladará la película durante el Flashback, que surge a partir de un llamado de la madre del actor avisándole que su mejor amigo de la infancia había muerto. Me parece que el hincapié se realizó más que nada en el pasado del protagonista no sólo en tiempo en pantalla sino también en profundidad de la historia. Se cuentan amores y desamores, amistades, peleas y aventuras sexuales, que finalmente (se supone) forjarán el carácter del personaje que habíamos conocido al principio de la película.

Esta conexión entre pasado y presente no es clara; no hay hechos del pasado que se vean reflejados en la actualidad, a no ser por un amor inconcluso. En cierta forma me hizo recordar un poco a Cinema Paradiso.

La fotografía me pareció excepcional, las escenas en la playa, donde vivía el protagonista en Inglaterra, realmente logran sumergir al espectador en la escena. Esta fuerte presencia del mar se nota también donde comienza el flashback, cuando el protagonista se interna en el océano, quizás intentando suicidarse, como si fuera el agua capaz de trasportarlo no sólo espacialmente hasta Inglaterra sino también temporalmente hacia su adolescencia. Una lástima que se hayan elegido a las aguas del Pacífico y no del Atlántico para tal fin, ya que resultaría mucho más patente alguna conexión.

Del director se poco, según leí, hasta ahora había dirigido exclusivamente vídeos musicales, y según IMDB probablemente algún episodio de CSI. Así que como primera experiencia cinematográfica creo que no es mala, aunque dista de ser memorable. La actuación de Daniel Craig tampoco es del otro mundo y, de continuar, me parece que cada vez le será más difícil separarse del papel de 007.

Más comentarios | Crónicas de Cine
Más comentarios | La butaca
Más Información | IMDB

A %d blogueros les gusta esto: