Rushmore de Wes Anderson

“When one man, for whatever reason, has an opportunity to lead an extraordinary life, he has no right to keep it to himself.” – Jaques Cousteau

Finalmente terminé de ver las películas de Wes Anderson que me había propuesto. Por esas casualidades las vi en un orden anti-cronológico, empezando por Darjeeling Limited y terminando con Rushmore. Así que ahora estoy en condiciones de decidir si este es un director que me gusta o no.

Rushmore, en Argentina conocida como Tres son multitud (y en otros países de habla hispana como Academia Rushmore) narra la historia de Max Fischer (Jason Schwartzman), un estudiante de 15 años en una prestigiosa academia en los Estados Unidos. Algunos carteles aparecen y nos muestran rápidamente qué es lo que hace Max Fischer de su vida: presidente de la sociedad de apicultura, fundador del equipo de esgrima, y tantísimas otras cosas más.

Pero la verdadera historia gira alrededor de un amor imposible, el de Max por Rosemary Cross (Olivia Williams), una maestra de primaria varios años mayor que él. También se involucra Herman Blume (Bill Murray), un exitoso empresario, padre de dos alumnos del instituto y que terminará convirtiéndose en amigo de Max. El elenco principal lo concluye el Dr. Nelson Guggenheim (Brian Cox), director de la escuela y de alguna manera una persona cercana a Max.

La desilusión amorosa, sumada con algunos problemas académicos obligan a Max a concurrir a una escuela pública. Se hace de nuevos amigos, con nuevos proyectos, pero nunca pierde el contacto con su vieja academia y conocidos.

Por lo que tengo entendido Rushmore es la ópera prima de Wes Anderson y me atravería a decir que es la que más me gustó. Posee todos esos elementos típicos de su estilo, esta mezcla entre comedia y drama, con personajes que a veces rayan en lo ridículo (aunque en esta es poco y nada) pero que no dejan de ser verosímiles. El elenco no es tan exuberante como en las próximas películas, pero todos hacen un papel increíble.

En esta película, además, se sientan las bases de algunos elementos que aparecerán en Life Aquatic… (como la cita de Jaques Cousteau que abre esta entrada, o la construcción del acuario o la boina roja). Es una película fácil de ver y entretenida. De alguna manera me recuerda mucho a Darjeeling…, con un mensaje esperanzador y personajes muy humanos y claros.

Después de haber visto esta serie de cuatro películas, puedo decir que Wes Anderson es un director de cine que me gusta. Tendría que ver la película más nueva de el: Fantastic Mr. Fox (de animación), pero creo que voy a esperar un poco; tendría que seguir con algún otro director y volver a este en un tiempo, para ver si sigue generando lo mismo.

Me resultó una película difícil de conseguir (no estaba en el videoclub, ni en Cuevana), pero no es nada que un poco de búsqueda en Google no pueda resolver.

A %d blogueros les gusta esto: