intentas detenerla. Deja que te
moje, que juegue con tu cuerpo
que alice tu cabello, que te moje.

Escuche la lluvia caer; el tintineo
de las gotas tan tranquilas. Escucha
el viento, visitante de tierras lejanas;
escucha las hojas cayendo y volando.

Siente cómo una carica se
transforma en abrazo; cómo
una mirada en deseo;
cada acto en sentimiento.

Detén el tiempo; sólo tu eres
capaz. Abrázame, háblame
pídeme que te siga, haz algo
contra este Universo que
no me deja ser…

(13-Mar-2008) Día lluvioso en la UNICAMP)

A %d blogueros les gusta esto: