¿Será posible que alguien, alguna vez, pueda acostumbrarse a las despedidas?

A %d blogueros les gusta esto: