Desde que volví de Brasil 2 cosas me llamaron la atención (entre varias, ojo): Los Floggers y los Emos. Contra los Emos no tengo nada, por ahora. Son gente deprimida, que se peina raro. Ahora los floggers me sacan de quicio.

No es una cuestión sólo estética, cómo bailan, como se visten, etc. sino que hayan basado su existencia alrededor de un sitio web (y ni siquiera un tipo de sitios web, como podrían ser los “bloggers”, sino alrededor de fotolog.com.) Llegué a ver en la televisión cantitos en contra de otros servicios como metroflog.com.

Sabemos que los términos y condiciones del sitio tienen que ser la Biblia de este grupo, por la cual matarían, morirían o simplemente se harían famosos. Al principio pensé que era otra de las macabras jugadas del grupo Clarín, ya que hasta 2007 tenía un convenio con Fotolog.com a través de UBBI. Sin embargo este convenio parece que habría sido rescindido por la cantidad de fallas que presentó.

Fotolog debe estar haciéndose una linda panzada de dinero gracias a este grupo de gente (desde que no tienen convenio con UBBI el precio para tener una fotolog Gold volvió a estar en dólares), básicamente como si hubieran fundado una nueva iglesia, sin siquiera esperarlo. Se puede ver lo patético que es el fotolog de Cumbio, por ejemplo: aquí (el viejo) y aquí (el nuevo.) Las fotos son malas, a veces hasta repetidas. Los comentarios están cerrados, y lo que ella escribe es básicamente publicidad.

Es curioso, porque esta chica es el paradigma de todo buen Flogger. Se puede comparar con lo que era a principios de 2007, donde realmente se trataba de un fotolog.

Me llama mucho la atención que se pudiera imponer una moda tan rápidamente, que de golpe miles de chicos pertenecieran a un grupo que hasta hacía algunos meses nadie sabia siquiera que existía. Si hubiera alguien que pudiera controlar (o por lo menos prever) estas situaciones, sin dudas haría grandes negocios, lo que me hace pensar seriamente si no lo habrá. Imaginen un grupo de gente esclavos de una moda, de un sitio en internet, de un tipo de ropa, de un corte de pelo, etc. Si simplemente vendiera esa ropa, ese corte de pelo… UF! No se porqué abandoné mi proyecto goldcamera.com.ar.

Quizás en unos meses logre generar un grupo de Aqui-loggers, aunque todavía me faltan los términos de servicio; mejor dejo de divagar y me pongo a escribirlos YA mismo.

A %d blogueros les gusta esto: