Últimamente están sucendiendo algunas cosas que en general alarman a mucha gente, pero que los medios de comunicación se empecinan en no explicar. Hace unas semanas fue la inauguración del LHC la que generó una paranoia infundada. Ahora es la caída de las mayores bolsas del mundo (por no decir de todas) la que no deja de aparecer en todos los medios.

Hoy, antes de salir de casa, en “Arriba Argentinos” un periodista (Marcelo Bonelli, y es importante destacar que es periodista, no economista) anuncia una caída en Wall Street y Nasdaq del 5 o 6% antes de la apertura de la bolsa (es decir, por causa de las negociaciones después de hora.) Esto se suma a las caídas de la semana pasada, que en São Paulo, por ejemplo, superaron el 10%.

También se habla del super-salvataje, y de cómo el plan “A” de la Argentina (me sorprendió que no lo llamara plan “K”, ya que le gusta darle nombres a todo, para crear tendencia) está funcionando bien. Sin embargo, si les pregunto qué significan esos números, qué significan 7.000.000 de dólares (creo que era de ese orden) o qué es el plan “A” de la Argentina, pocos pueden responderme (ojo, yo tampoco podría.)

¿Y eso por qué será? Me parece que los periodistas en Argentina se están acostumbrando mucho a esa prensa amarillista barata, en la que es más importante decir cosas como “La mayor caída de los últimos siglos,” “La peor crisis de la humanidad,” “el colapso del sistema” (WTF?) y explicar poco y nada sobre qué es lo que está pasando y lo que va a pasar. El futuro pinta negro, pero ¿qué tan negro? Quizás para los que tengan créditos, o dinero invertido en plazos fijos, como en 2001 sea peor aún.

Me gustaría ver algún día un grupo de periodistas que simplemente usaran el sentido común. Entiendo que no se puede saber todo de todos los temas, pero buscar a un especialista, preguntar, informarse, no es sinónimo de ignorancia, sino de interés en realizar un buen trabajo.

A %d blogueros les gusta esto: