Qué equivocado estaba

Couch SurfingEstaba revisando mis primeros pasos en el mundo de los blogs, allá por 2005, y encontre un artículo sobre Hospitality Club. Lo escribí en Septiembre de 2005 casi un año antes de comenzar a participar. Lo que escribí es básicamente lo que uno esperaría leer en un diario, por un periodista que no tiene ni idea de lo que habla.

Hospitality ClubEn mayo de 2007 le dediqué otra pequeña entrada, aunque, al estar pensada para ser publicada en una de las redes de blogs, es bastante impersonal y por esto decidí volvir a escribir al respecto.

Hace casi 2 años que participo de Hospitality Club y 1.5 de CouchSurfing. Es casi imposible describir a ambos sitios, por lo que no lo haré, sino relataré algunas experiencias (en la sección fotos podrán ver en imágenes varios momentos de los que hablo.)

Resulta muy difícil explicar a un pariente o amigo que no está enterado del sitio cómo puede ser que uno tenga un amigo de Serbia; peor aun cuando a la lista se suma gente de Polonia, México, Rusia, Kasakistán y de China. En ese momento se descubre que la única forma de entenderlo es siendo parte. Es inútil expresar con palabras todo lo que abarca, como intenté en 2005 y 2007 (sin querer sonar místico, ¡ojo!)

En Brasil, me tocó compartir la casa en la que me hospedaba (en Guaraú) con un grupo de biólogos de São Paulo. Los biólogos tenían una razón para estar: tenían que hacer investigación. “El Argentino” (como me apodaron) por el contrario no tenía ninguna, aparentemente, ya que no era ni biólogo ni brasilero. Al explicarles cómo había llegado a la casa de Adriana todos se mostraron bastante desconfiados, se preguntaban cómo me arriesgaba a caer en lo de alguien que no conocía. Aparentemente ver las referencias que otras personas dejaron no era suficiente para ellos.

En Rio me alojé en la casa de una gran amiga, que había conocido el año anterior en Buenos Aires; junto conmigo se quedaban varios chicos más, tanto brasileños como de otros países. Gracias a ella conocí a personas con las que continúo hablando, más de 1 año después y a las que espero poder ir a visitar en breve. En este grupo se encuentra un peruano, al que por esas casualidades de la vida encontré en un Subte de Buenos Aires un par de meses después de haber compartido el living de Cristiana.

El lema de Couch Surfing es: “Making a better world one couch at a time“. Y se trata justamente de eso: descubrir que las personas son en su mayoría buenas. Pocos malintencionados siempre logran llegar a las primeras planas de los diarios y nos hacen creer que sólo se puede confiar en uno mismo. Pues yo soy un ferviente defensor de lo contrario y que sistemas como HC o CS funcionen son una muestra de ello. En algunos países son reticentes a aceptar que las hospitalidad con desconocidos existe, pero igualmente se interesan en el proyecto.

Las diferencias siempre existirán pero por lo menos conocerlas nos permiten, poco a poco ir construyendo un mundo mejor.

[tags]Couch Surfing, Hospitality Club[/tags]

  • chuse

    está bien el artículo, pero cuando querés ser cursi es muy dificil superarte… jeje

A %d blogueros les gusta esto: