AirBnb nació cuando dos jóvenes necesitaban ayuda para pagar el alquiler de su casa y decidieron ofrecer el sofá para visitantes que estuvieran dispuestos a pagar por él. De alguna manera es una versión de pago de Couch Surfing, y se transformó en una de las alternativas número uno al momento de buscar alojamiento no convencional cuando se viaja.

AirBnb

Desde el punto de vista del anfitrión, la idea es sencilla: si te sobra un espacio (que puede ser desde un sofá en el living de tu casa hasta la casa entera) puedes agregarlo a la lista de AirBnb con fotos, descripción y precio. Una vez hecho eso cuando la gente busque alojamiento en tu ciudad te podrá contactar y luego de revisar el perfil decides si es alguien que te gustaría tener en tu casa o no.

Desde el punto de vista del viajero, es muy sencillo también: si estás cansado de quedarte en hoteles y prefieres o bien tener contacto con locales o bien tener tu propio espacio con cocina y baño, entras a AirBnb, eliges la ciudad a la que vas, las fechas y el rango de precio y verás cómo se arma un listado de ofertas. En el caso de compartir el espacio (un cuarto en una casa, por ejemplo), podrás ver el perfil de tu anfitrión y decidir si te quieres quedar ahí o no.

Pero eso no es todo, si te registras siguiendo este link, recibirás 25U$ (22€) de regalo para tu primer viaje. Es casi una noche gratis de alojamiento en cualquier lugar del mundo, sin esfuerzo, sólo registrándote.

A %d blogueros les gusta esto: