Paso bastante tiempo desde la ultima vez que escribi, pero no por eso pocas cosas. Como sabran, de Innsbruck (Austria) me fui a Ljubljana (se puede escribir de diferentes maneras), en Eslovenia (y no, no hay guerras cerca, hasta tienen Euro.) La ciudad es muy chica, pero tiene su encanto. Me quede mas dias de los que pensaba, pero creo que valieron la pena. El centro historico es muy lindo, todo gira alrededor del rio que atraviesa la ciudad y que la divide en dos. No hay nada interesante como para entrar (museos, etc.) mas que nada es todo para visitar. Es una lastima que me tocaran todos dias de lluvia, aunque pude aprovechar bastante.

Es muy divertido estar en un pais donde no entendes absolutamente NADA de lo que dicen, aunque despues de un tiempo, por lo menos, el oido se acostumbra y se pueden separar algunas palabras en un dialogo. Lo mas destacable creo que fueron las personas que conoci, desde mi host la primera noche, una profesora de matematica super entretenida hasta la gente que cruce en el hostel, una francesa, un grupo de espanoles increiblemente divertido, irlandeses, etc. Tuve unos grandes dias.

De Ljubljana me fui para Budapest. Una ciudad considerablemente mas grande que Ljubljana (1,5M Habitantes creo) pero que no se la siente gigante. Budapest es un espectaculo por si misma. El Danubio la divida en 2 partes, Buda y Pest; de Buda explore poco, solo el castillo y una colina llamada Gellert si no me equivoco. Tiene unas muy lindas vistas. Pest, por el otro lado, es completamente llana y tiene unos edificios increibles. Creo que si se le quisiera sacar una foto a cada cosa hermosa que se cruza en el camino, demorariamos anios.

Las chicas la verdad que me dejaron boquiabierto. No es una ciudad cara (no tiene Euro) asi que se pueden pagar varias salidas a bares/boliches, etc. Fui a una fiesta de musica Balcanica (como la Bubamara, pero gratis) y fue interesante ver como bailaban, nada que ver con el ambiente que se tiene en Argentina, pero no por eso menos divertido. Mi ultimo dia fui a los banios termales; creo que son 4 los mas importantes, pero tuve que elegir solo uno. Fui al que tenia las piscinas al aire abierto, ya que el dia era lindo y valia la pena. Es increible estar a unos 5 grados afuera, pero con el agua a unos 34… Lamentablemente cada vez que se cambia de pileta se pasa mucho frio, y ahi me engripe un poco (nada grave.) Pude probar el Gulash (Gulyás) que no resulto tan facil de encontrar como todos decian.

De Budapest me fui para Viena (Wien), en Austria (por las dudas nomas.) Llegue no demasiado temprano y en la terminal de micros me encuentro a un chico Coreano que habia conocido en Budapest (ni siquiera se su nombre) y del que me habia despedido con un “Nos vemos en el camino.” Viena es una ciudad que me dejo sin aliento. Es muy linda, chica (como Budapest) y con una oferta alucinante para cualquier cosa que se quiera hacer. En mi segunda noche fui a la Opera, a ver Manon Lescaut, de Puccini, por unos 3€. Fue muy divertido estar vestido con un polar gastado y zapatillas al lado de gente en tapados de piel y sobreros.

El dia siguiente estuvimos caminando alrededor de la ciudad con un chico de Munich que se quedaba en la misma casa que yo y nos encontramos con Elena, una amiga de Buenos Aires, que tenia solo una tarde para pasar en Viena. Comimos Schnitzel, caminamos, jugamos con la nieve (me di el gusto! Finalmente alguien que se sorprendio como yo al verla!) fuimos al Schönbrunn, todo impecable.

Ese mismo dia cambiaba de persona que me recibia, y como ella (mi nueva anfitriona se llama Julia) iba a bailar salsa, quedamos en encontrarnos todos en ese club. Fue divertido, es bueno ver que un pata dura como yo es un buen bailarin en Austria. En ese mismo club conoci a un mendocino que se fue a jugar al futbol y probar suerte, y que veria todos los dias hasta el sabado, antes de irme.

El viernes fue un dia de bastante descanso. Cuando Julia fue a su clase de Salsa, yo fui a pasear por la ciudad. Me meti en una manifestacion anti-fascista, en el after-manifestacion-party, creo que sali en la tele, y conoci a la mujer policia mas hermosa que uno se pueda imaginar… Si tan solo me hubiera arrestado en vez de decirme sobre que era la manifestacion 😛

Con Julia compartimos grandes charlas, cocina, paseos, de todo. La verdad que la pase demasiado bien. El sabado sali a pasear un poco, ya que era el primer dia en el que no caia nada del cielo (ni nieve ni agua.) Volvi al Schönbrunn, a ver lo que no habia visto, fui al mercado y a pasear por el centro. Julia fue de nuevo a su clase de Salsa y yo a tomar un Te y escribir un poco en mi diario, que lo tenia abandonado desde hacia dias.

Luego de la clase, la pase a buscar y nos fuimos a una fiesta de Couch Surfing. Estuvo divertida, conoci a bastante gente, que segurametne volvere a ver cuando vaya para lo de los avioncitos de papel. El domingo fue dia de despedidas, ya que partia hacia Praga (Praha) en Rep. Checa. (Tampoco estan en guerra, ni son comunistas, pero no tienen Euro.) La ciudad me fascino. Tiene todo lo que uno quiera, la cerveza baratisima (menos de 1 Euro el medio litro en los bares.) Creo que va a ser dificil volver a la Quilmes. La vida nocturna es super intensa y encima es una ciudad con miles de cosas para visitar.

Me encontre con un chico que habia conocido en Brasil, a fines de Mayo (no fue casualidad) charlamos un largo rato, fue bueno verlo, quien sabe donde sera el proximo encuentro. Jugue a algo llamado GeoCashing, bastante entretenido, pero se necesita GPS. En fin, la pase bien, y es bueno seguir en movimiento. Hoy al mediodia sali hacia Leipzig, en Alemania. Solo puedo decir que es la casa de Leibniz y de muchas otras grandes personas, pero no mucho mas, ya que basicamente en estas horas busque un lugar donde lavar mi ropa (que apestaba a esta altura) y un lugar para poder escribir estas lineas.

Asi que… No se pierdan Budapest por nada del mundo, va a ser dificil tomar (y pagar) la Quilmes despues de estar en Republica Checa, y a pesar de que estoy en Leipzig, mi corazon sigue en Viena.

A %d blogueros les gusta esto: