El Lago Titikaka, navegar en las alturas

Lago Titicaca
El lago Titikaka es el lago navegable más alto del mundo, ubicado a más de 3.800 metros sobre el nivel del mar. Se trata además del segundo lago más grande de Sudamérica. Actualmente es compartido por Bolivia y Perú.

En los alrededores del lago se encuentran restos arqueológicos de las culturas andinas más importantes, como la Tiwanaku (la más antigua de Sudamérica) la aymará y la Inca, haciendo que en el lago se presente una amalgama única entre diferentes culturas ancestrales y la modernidad.

Existe una serie de leyendas que circula alrededor del lago, como por ejemplo que durante la conquista española los Incas decidieron esconder el oro arrojándolo al lago, en sus partes más profundas. Otros sostienen que parte de los ritos sagrados implicaban que se arrojaran ofrendas al agua, por lo que le lecho estaría repleto de una riqueza incalculable. Hasta ahora nadie tuvo éxito en la búsqueda. Algunos sostienen que en la etimología de la palabra Titikaka se encuentra “Puma”, y que el lago tiene forma de este animal, pero esto es sólo visible desde el espacio. Sin dudas estas conjeturas llevaron a muchos a creer que los Incas habían sido visitados por seres extraterrestres, y que en esto residiera la riqueza.

El lago también es el centro de las mitologías andinas, ya que tanto para los Tiwanaku, como para los Incas, los fundadores de sus civilizaciones fueron engendrados en el mismo lago. Para quienes puedan visitar la Isla del Sol seguramente serán llevados hacia la piedra que dio origen a todas las leyendas de Manco Capac y Mama Ocllo.

En los alrededores del lago se pueden visitar la ciudad de Copacabana, en Bolivia y de Puno, en Perú. Ambas sirven de base para hacer excursiones al lago. Desde Copacabana se puede ir a la Isla del Sol; es muy recomendable pasar una o dos noches en la isla, para poder conocer a los pobladores, que tendrán miles de historias para contarnos, sobre los misterios de la isla. Desde Puno se pueden visitar las islas flotantes de los Uros. A pesar de que la última mujer descendiente de Uros haya muerto hace unos años, muchos decidieron continuar con la tradición de construir islas flotantes a base de totora (un junco que crece en las orillas.) Se puede pasar una noche con ellos también, pero no hay mucho para hacer en las pequeñas islas, además de que están demasiado mentalizados en crear un ambiente agradable al turista, su único modo de subsistencia, arruinando lo que pudiera haber de tradicional.

En el lago se pesca una increíble Trucha arco Iris, por lo que a cualquier visitante de las ciudades cercanas se le ofrecerán un sinnúmero de platos basados en este pez. En muchos lugares son realmente exquisitos, aunque puede ser que la comida tradicional boliviana o peruana no sea del agrado para todos los comensales.

Muy próxima al Lago se encuentra la ciudad de Desaguadero, fronteriza entre Bolivia y Perú. Es muy recomendable NO cruzar de un país al otro por esta ciudad, ya que es poco turística y la policía peruana tiende a demorar a los extranjeros, ya sea buscando algo que no esté en regla y finalmente un soborno o directamente para intentar robar algo de dinero sin que nos demos cuenta.

Otro de los atractivos que tiene el lago es que sólo en él podremos ver a la Marina de Guerra Boliviana. Luego de que Bolivia perdiera la salida al mar en manos de los chilenos, debió confinar su marina a las alturas del Titikaka. Es uno de los modos de no resignarse a la situación actual, y mantenter la esperanza de recuperar la salida al Pacífico.

Foto por David y Katarina

[tags]Lago Titikaka, Bolivia, Copacabana[/tags]

A %d blogueros les gusta esto: