Fin del viaje (31-01-06)

El 28 a la mañana llegamos a La Quiaca. Estar en Argentina, de alguna forma quizás inexplicable se sentía diferente, más cerca de casa. Flor se volvió para Buenos Aires, y yo había decidido seguir mi viaje por el NOA, empezando por Yavi. Sin embargo, después del primer día, tamizado por el sol. Y sobre todo el 30, mientras hacía dedo para llegar a la Quiaca, me agarró el síndrome del viajero solitario. De toda la gente que había podido conocer, ninguna viajaba de Norte a Sur, sino que todos concluían su viaje en Yavi. Y recorrer el NOA solo, sin esperanzas de encontrar a alguien que compartiera por lo menos parte del viaje y además que fuera mi primera vez en esos pagos, me hizo sentir mucho la falta de alguna otra persona como compañero, aunque sea un desconocido con el que se puedan cruzar cada tanto unas palabras.
Fue una decisión que me costó bastante tomar y que aún ahora me pesa mucho.
Supongo que será el momento de ponerme a estudiar para la materia que dejé pendiente del año pasado, y pensar en algún posible viaje entre el día del examen y el comienzo de las clases. Propuestas y compañeros de viaje son muy bienvenidos.

A %d blogueros les gusta esto: