(Viene de Copacabana)
Al día siguiente (ya era 9 de Enero) decidimos ir hacia la Isla del Sol. En toda la ciudad de Copacabana hay dos cosas que no faltan: letreros invitando a comer trucha y vendiendo pasajes a la Isla del Sol y de la Luna. En la época en la que nosotros estuvimos, a la Isla de la Luna no se podía llegar ya que en los últimos meses muy pocos turistas habían decidido visitarla, y el muelle se había destruido completamente.

Yendo a la Isla del SolA pesar de las muchas recomendaciones que nos habían hecho de pasar la noche en la Isla, como el tiempo pasaba implacable, decidimos visitarla por el día, volver a dormir a Copacabana y al día siguiente seguir hacia Perú. El pasaje (ida y vuelta) costó 18B$ (alrededor de 2,5U$) y es realmente eterno, la lancha se mueve demasiado lento. Es muy importante llevar sombrero y protector solar, ya que si el día está lindo una insolación sería probable, pero también abrigo, ya que si el día está feo (como en la foto de la izquierda) puede refrescar bastante y con un poco de viento se hace insoportable.


Piedra del Lago TitiKakaHay varias formas de visitar la Isla; nosotros optamos por bajar en la parte norte, caminar toda la isla a lo largo hasta la parte sur y luego tomar de nuevo la lancha hacia Copacabana. En la parte norte se pueden visitar algunos museos y ruinas, y más importante aún, la piedra que da origen al nombre Titi-Kaka (foto de la derecha.) Apenas bajamos de la lancha, un hombre se presentó como nuestra guía y nos dijo que estaba todo incluído en lo que habíamos pagado. Al terminar el breve paseo nos informa que nos tenía que cobrar algo cercano a los 2U$ (¡ridículo comparado con el precio del pasaje!) porque en realidad no estaba incluido. Algunas personas efectivamente le pagaron; ese tipo de avivadas no me gusta, por lo que me fui antes de que pudiera decirme nada. Quizás si lo hubiera planteado de entrada habría estado dispuesto a pagarle, de la misma forma que lo habíamos hecho con los chicos el día anterior.

Sendero para atravesar la IslaLuego de visitar la parte norte de la Isla, se emprende una caminata hacia la parte sur. Esta caminata es de unas 2 horas a un ritmo realmente rápido (es un buen entrenamiento para el Camino del Inca, ya que si bien es mucho más corto y no se carga peso, la altitud es mucho mayor.) En general se hace en unas 3 horas. Por esto es importante llevar una buena cantidad de agua y comida (también hay gente que vende a lo largo de todo el camino, pero lógicamente a un precio mucho más elevado.) Crema protectora y sombrero son fundamentales ya que son 2 o 3 horas de sol despiadado, el paisaje es básicamente como el que se puede observar en la foto de la izquierda.

El sendero no está señalizado, aunque en general es único, por lo que es difícil perderse. Hacia el final había un puesto de control, en el que me pidieron que les mostrara el ingreso al parque (se compra ni bien se baja de la lancha) pero a los que se habían quedado atrás les hicieron pagar algunos pesos bolivianos con la excusa de que en realidad estaban entrando a “otro parque” dentro de la Isla. Este tipo de desprolijidades, muy frecuentes, de hecho, en Argentina y Brasil también, no hacen más que enfurecer a los turistas.

último tramo del caminoEl último tramo es un descenso por una escalera (o una barranca, hay más de una alternativa) que si se realiza en la época de lluvias (verano austral) se deberá recorrer con mucho cuidado ya que se encuentra todo mojado y resbaladizo. Las vistas de las que se puede disfrutar en esta parte son como la que se observa en la foto de la izquierda.

A una hora pactada, la misma lancha que nos había llevado a la Isla nos recoge para volver a la ciudad. En general se hace una parada en donde se puede optar por visitar otra serie de ruinas, a las que no fuimos en parte porque había que subir una escalera bastante alta, en parte porque cobraban el ingreso y no teníamos ni idea de lo que íbamos a ver.

A la noche en Copacabana nos tocó una granizada increíble. Afortunadamente estábamos en el Hostel, al reparo de los piedrazos. No pudimos ni siquiera salir a caminar, por suerte habían sobrado varios de los Sándwiches que habíamos preparado para llevar a la Isla.

[tags]Isla del Sol, Copacabana, Bolivia, Titi, Caca, Kaka[/tags]

A %d blogueros les gusta esto: