Las nuevas 7 maravillas, ¿traen consigo algo bueno?

Hace algunos días finalmente terminó el concurso por la elección de las nuevas siete maravillas del mundo. Ahora es momento de empezar a pagar las consecuencias.

Chichen ItzáDurante la selección de las maravillas se discutió bastante sobre por ejemplo la saturación de turistas en Chichen Itzá. El director del sitio maya, Eduardo Pérez Heredia, ha dicho que “Chichén Itzá está llegando al límite de su capacidad para recibir visitantes, siendo éste el factor de deterioro más grave de la zona”.

“Hemos tenido un incremento del 30% con toda esta promoción y se espera que a un mediano y largo plazo suba al doble”, explicó Federica Sodi Miranda, directora del Centro en Yucatán del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Chichén Itzá recibe anualmente a 1.200.000 visitantes y estaría capacitado para recibir como máximo a 300.000 personas más, según el INAH.)

Para el caso de Machu Picchu, en Perú es lo mismo. El Instituto de Cultura establece los límites a la cantidad de personas que pueden ingresar al parque arqueológico o al camino del Inca. Este número fue fijado, supuestamente, para evitar un deterioro de las ruinas. En los últimos años, la implementación de estos límites conllevó a un aumento (significativo) de los precios de ingreso.

Machu Picchu

Ahora que Machu Picchu fue seleccionada “maravilla” (como algunos dijeron, ¿hasta hace 1 mes acaso no lo era?) se anunció un alza en el precio de los ingresos. Inclusive se está hablando de colocar controles en los caminos que utilizan los mochileros para evitar tener que pagar los astronómicos precios del tren, como el de Santa Teresa.

Entonces, ¿qué es lo que se está logrando realmente con los resultados del concurso? Es cierto que el turismo mueve millones de dólares anualmente, pero cuántas personas que deciden salir a recorrer un país, una ciudad o lo que sea no disponen de ingresos súper elevados.

En mi caso, por ejemplo, simplemente pensar en volver a Machu Picchu en un futuro cercano se escapa cada vez más de mis posibilidades. Por lo menos espero que el sendero para subir al Cristo Redentor en Rio siga siendo gratis, así no me preocupo tanto por no poder visitar ninguna de las nuevas maravillas.

Fuente | BBC Mundo en Español

Fotos | jimg944 | Aquic

[tags]Nuevas siete maravillas, reflexiones[/tags]

A %d blogueros les gusta esto: